Memoria: Perspectiva histórica del avance de Trump en las encuestas

Hay pánico en algunos sectores de izquierdas, y euforia en el bando de Trump, ante los resultados de las encuestas de los últimos días. El acercamiento de Trump es algo normal–y más si tenemos en cuenta el efecto wikileaks con la filtración de emails contra la candidatura de Clinton, y con la politización del FBI (indigna para los seguidores de Hillary) debido al anuncio de su director Comey, a tan sólo once días de unas presidenciales, de que se iba a seguir investigando a Clinton.

Si bien esos factores concretos son novedosos, y particulares, recuerdo claramente la misma tendencia en las presidenciales del 2004 y del 2012. En el 2004, parecía en los últimos días de campaña que John Kerry incluso podía derrotar a G.W. Bush. “Parece que puede ganar, parece que puede suceder lo imposible”, escribí en mi Cuaderno Americano de 2004, mi diario de esas elecciones. En 2012, el sprint final de Romney parecía que iba a llervarse por delante a Obama. Este se presentó con tan solo entre 1 y 2 puntos de ventaja sobre Romney en las encuestas el día antes de la votación.

Al final, Bush derrotó a Kerry por 2.4 puntos, con 286 contra 251 votos en el colegio electoral, y casi tres millones más de votos en el cómputo del voto popular. (56.7% del electorado votó en esas elecciones, un total de 121 millones de estadounidenses). Y Obama ganó a Romney por 3.9 puntos, lo arrasó en el voto del colegio electoral con 332 contra 206 votos, y casi 5 millones de votos más en el voto popular. (54.8% del electorado votó en esas elecciones, un total de 126 millones de estadounidenses).

A día de hoy, prácticamente tres días antes de las elecciones, los resultados de las encuestas varían, pintando un paisaje confuso y cambiante. Algunas dan vencedor a Trump, a nivel nacional. Otras dan aún ganadora a Clinton–aunque no con esa solvencia de 7 ó 8 puntos que se anunciaba hace diez días. El agregado de RealClear Politics pone a Clinton a +2.1 (45% contra 42.9%).

Si nos atenemos pues a las comparaciones históricas, la ventaja de Clinton es aún sustancial estadísticamente. Y el acercamiento de Trump no es nada extraordinario–bien al contrario, lo opuesto sería lo extraño. ¿Cuáles son, pues, las claves del éxito demócrata en las presidenciales del 8 de noviembre?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s